06/08/2021
No Comments

Unidad Espiritual y Fraternal

UNIDOS POR EL VÍNCULO PERFECTO DEL AMOR.

PRINCIPIO LED. UNIDAD ESPIRITUAL Y FRATERNAL

La Unidad es un principio fundamental de Lima al Encuentro con Dios. No hubiésemos crecido si no aprendíamos a trabajar juntos, en unidad.

Mantener la unidad de un movimiento de más de 60 iglesias, con distintas características, e integrado por seres humanos tan frágiles siempre será un desafío y estará bajo el ataque del enemigo.

Es nuestro deber velar por la unidad dejando de lado motivaciones personales y críticas para vernos y trabajar como una sola familia.

Apreciemos el trabajo que cada iglesia está haciendo desde el lugar de acción que Dios le ha dado. Promovamos la unidad dentro de nuestro cuerpo pastoral, entre la familia de Dios y a la vez, en el trabajo entre iglesias ACYM Lima.

El Ps. Ángel Barrientos, pastor titular de la IACYM Comas y miembro de Junta LED nos comenta un poco sobre este principio.

¿Qué significa la Unidad Espiritual y Fraternal como principio LED y que implicancias tiene en nuestro movimiento?

Entendemos por unidad espiritual, TENER EL MISMO SENTIR de buscar a Dios y predicar el Evangelio para que el Perú tenga un encuentro con Jesucristo. Pero también significa, unidos por la fe en Jesucristo.

La unidad no es sólo espiritual, esta se refleja en la vida, en la conducta, en el amor, en la convivencia respetuosa entre pastores, entre las iglesias y nuestras autoridades del movimiento.

Esta fraternidad es una bendición de Dios. Esta unidad espiritual y fraternal es la marca distintiva del Movimiento Encuentro con Dios.

Es un legado que recibimos, y que se transmite de generación en generación. Esta unidad nos trae la bendición de Dios para su pueblo.

¿Cómo se refleja este principio en medio de nuestras iglesias?

Gracias a Dios, la mayoría de iglesias Led cuentan con equipos de pastores, compuestos de 2 hasta 20 pastores. Y se ha visto, cordialidad, respeto, consideración, unidad, etc. Esto no significa que no haya opiniones diferentes o posturas distintas, pero se mantiene la unidad y cordialidad.

¿Cómo podemos cuidarnos para que este principio continúe siendo una realidad?

Esto parte de las autoridades, siendo ejemplo. Creo que autoridades y pastores titulares deben mantener el espíritu de equipo.

  • Escuchando a los que forman parte del equipo.
  • Confiando en los cargos delegados.
  • Ayudando y/o corrigiendo errores de conducta y ministeriales.
  • Haciendo sentir a su equipo que son importantes en los lugares donde están.
  • Tiempo de confraternidad para el equipo (No todo es trabajo).
  • Levantando al caído.

Trabajar en unidad es la herramienta para alcanzar metas, objetivos y una visión del movimiento. Especialmente debemos luchar no sólo por cuidar la fe, sino la vida del equipo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.