19/05/2021
No Comments

Oración Ferviente

“La oración ferviente no tiene que ver con la búsqueda de solución a circunstancias, sino dependencia total y reconocimiento a Dios por quién es Él y lo que hace por amor a nosotros. Un corazón rendido en adoración es el instrumento útil que Dios tiene para seguir extendiendo Su reino”.

FUDAMENTADOS EN LA ORACIÓN Y DEPENDIENDO EXCLUSIVAMENTE DE DIOS.

PRINCIPIO LED: ORACIÓN FERVIENTE

En el tiempo que nos toca vivir, donde todo se ha vuelto relativo y prescindible, nos toca poner en el lugar de relevancia que le corresponde a la oración, y no solamente la oración sino una oración comprometida, fervorosa y permanente. Nuestro Señor Jesucristo cultivó este hábito de manera ejemplar, ¡cuánto más nosotros!

Fernando Hidalgo, Director del Movimiento Lima al Encuentro con Dios y Pastor Titular de la ACYM de los Olivos nos habló para uno de los Boletines de LED sobre la importancia de la Oración para la vida de la iglesia. Acá algunas de las ideas más resaltantes.

¿Por qué la oración es un principio fundamental del movimiento LED?

LED toma la oración como un principio fundamental, inicialmente porque es un principio bíblico.

Partiendo de esto, se entendió desde un inicio que sin oración ferviente no se lograrían resultados significativos que iban mucho más allá de factores de crecimiento numérico. La oración comprometida, intencional e instaurada como disciplina en cada iglesia LED nos permite ministrar y servir a Dios y a los hermanos en cada una de las iglesias del movimiento.

¿Podría contarnos una experiencia en donde la oración ha sido fundamental en el mover de las iglesias y de su propia vida?

Puedo hablar de la experiencia de nuestra iglesia en los Olivos porque creo que puede ser de mucha ayuda.

Cuando llegamos, la iglesia estaba pasando por momentos muy críticos. Recuerdo que con el equipo pastoral en un retiro vimos unas prédicas del Ps. Carmelo Terranova donde se hablaba de la importancia de una vida espiritual sana y profunda. Esto nos motivó a hacer de la oración el motor que impulse nuestras vidas e iglesia. Reestructuramos nuestros Miércoles de oración, comenzamos los matutinos de oración, los pastores nos desafiamos a ser siervos de oración y de la Palabra, y todo esto llevó a la iglesia a un crecimiento que hasta hoy es de bendición.

Crecimos en oración, en servicio, en número, en infraestructura, y crecimos en nuestro temor de Dios. Creemos que “Sin Cristo nada podemos hacer”. Todo lo que vayamos a emprender primero debemos consultarlo con Dios y luego, que tenemos su aprobación, lo llevamos a cabo bajo su dirección.

Creo que más de un pastor deLED podría dar testimonio de lo que Dios ha hecho en estos años del Movimiento por medio de la oración. ¡Es vital!

¿Cómo podemos seguir creciendo como iglesias en la oración?

Seguiremos creciendo únicamente a través del discipulado y la enseñanza efectiva de este principio. Es vida espiritual que se transmite en la comunión unos con otros dentro de iglesias locales saludables.

El principio fue claramente estipulado por el propio Señor Jesús: «Separados de mí nada podéis hacer». Por ello, si somos hijos de Dios que buscamos extender Su reino, no podemos hacerlo en nuestras fuerzas.

IGLESIA Y ORACIÓN

CONSEJOS PRACTICOS

1. Programar con diligencia los cultos de oración congregacionales, en nuestra iglesia nos ha dado resultado realizarlos a nivel de redes (los jóvenes, los jóvenes adultos, varones, damas, matrimonios, adultos mayores etc.) esto logra mejor asistencia porque se realiza en un horario que cada grupo homogéneo maneje mejor.

2. Predicar en el púlpito series organizadas, de tal forma que a lo largo del año se hayan abordado temas sobre doctrina, misiones, familia, liderazgo, etc. (“todo el consejo de Dios”). Cada serie prevista y preparada con anticipación siempre lleva a la iglesia a aplicarla en dependencia de Dios en oración.

3. Como pastor de iglesia, debo guiar a mi equipo pastoral a estar involucrado en una vida de oración comprometida, y una manera de lograrlo es con el ejemplo ¡por supuesto! Pero también se puede usar la lectura grupal de buenos libros, la formación del hábito con reuniones de oración del equipo en forma semanal.

4. Tener un informativo de las oraciones contestadas, esto nos anima a confiar en lo que Dios puede hacer. Muchas veces pensamos que Dios obró en el pasado de manera extraordinaria y nos gozamos por ello, pero Dios no cambia, Él sigue obrando hoy como obró ayer.

5. Más que cursos de oración necesitamos orar. Orar es más que hablar con Dios, orar es tener una relación personal con Él. Y necesitamos relacionarnos más con nuestro Padre Celestial.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.